Resumen del seminario Aplicaciones clínicas de la Medicina Evolucionista
 
Autor: Dra. Sari Arponen

Este seminario se distribuyó en tres partes. En la primera parte se explicaron las bases fundamentales de la Psiconeuroinmunología clínica; en la segunda parte se comentaron aspectos más concretos de la necesidad de movimiento del ser humano; en la última parte se comentaron aspectos evolutivos de la Glicobiología y sus implicaciones en la salud y la enfermedad.

La primera ponencia a cargo de Daniel de la Serna Vilar consistió en explicar cómo el ser humano ha configurado a lo largo de su historia evolutiva dos sistemas para afrontar los peligros que amenzaban nuestros bienestar: el cerebro para dar respuesta a amenazas como el hambre, la sed, los cambios de temperatura o la violencia, y el sistema inmune para solventar las infecciones y las heridas o traumatismos; un tercer sistema, el metabólico, realiza el reparto de energía entre estos dos sistemas. Tanto los factores ambientales infecciosos como los no infecciosos han participado de forma importante en configurar diversos mecanismos de acción - como la resistencia a la insulina, la resistencia a la leptina o al cortisol - que en otro entorno tenían sentido para solventar las amenazas comentadas. Por otro lado, la predisposición genética a ciertas enfermedades en su momento supuso una ventaja evolutiva frente a ciertos patógenos que hoy en día no suponen un problema. El cambio en nuestro entorno y nuestra forma de vida conlleva lo que se llama “mismatch evolutivo” y lo que antaño supuso una ventaja para estar mejor adaptados al medio, hoy en día conlleva la susceptibilidad a diversas patologías crónicas no transmisibles en las que el estilo de vida influye mucho.

La segunda ponencia estuvo a cargo del profesor de la Universidad Camilo José Cela Álvaro Otero, quien habló de los factores que llevaron al ser humanos a adoptar la posición bípeda y de las ventajas que esto supuso para nuestra especie en su adaptación al medio. Se revisaron ciertos mecanismos genéticos relacionados con este cambio y con la configuración postural del ser humano en comparación con otros primates. Se acabó esta parte incidiendo en la importancia del sedentarismo como factor de riesgo de múltiples patologías en el mundo desarrollado actual.

En la tercera ponencia la Dra. Sari Arponen realizó una breve introducción sobre la Glicobiología y los aspectos moleculares de la diversidad del glicoma en todas las células vivas. El descubrimiento de la importancia del glicoma en las biomoléculas se considera “la tercera revolución de la evolución” (después del genoma y el proteoma). Posteriormente pasó a desarrollar de forma más profunda un aspecto muy concreto del glicoma: el Neu5Gc es un tipo de ácido siálico que tienen la mayoría de los mamíferos, pero no el ser humano. Nuestra especie perdió la enzima que sintetiza este ácido siálico hace entre 1 y 3 millones de años. Esta pérdida y la incorporación de Neu5Gc exógeno por la ingesta de carne mamíferos y lácteos tiene unas consecuencias moleculares y patológicas cuyo alcance se está empezando a comprender de forma progresiva y que tiene repercusiones en campos tan diversos como la oncología o las enfermedades autoinmunes, pasando por la susceptibilidad a ciertas enfermedades infecciosas. De forma práctica, después de esta ponencia se puede entender por qué la ingesta excesiva de carne “roja” puede ser un problema. 

El mensaje global final de este seminario es que la Medicina Evolucionista es fundamental para entender la fisiopatología de las enfermedades, lo compleja que es la causalidad y las interrelaciones entre genética y ambiente y el cómo tratamiento de los procesos patológicos debería asimismo huir del reduccionismo lineal y mecanicista al que se tiende a veces en la medicina actual.