La plasticidad neuronal: Un motor de evolución
Coordinador:
José-Luis Gómez Pérez, Antropólogo físico
 
La plasticidad neuronal hace referencia al modo en el que nuestro sistema nervioso cambia a partir de su interacción con el entorno. Cada persona percibe el mundo y actúa sobre él de una manera diferente. Esto es algo que ocurre de manera constante, en tiempo real, e incluso mientras dormimos. Continuamente estamos recibiendo un torrente de estímulos y estamos emitiendo un flujo constante de acciones que modifican el entorno, y todos estos procesos hacen que nuestro encéfalo se vaya modificando.

La neuroplasticidad no es ni buena ni mala, tan solo es una capacidad del cerebro, si bien podemos decir que su uso puede desarrollar una faceta negativa (la aparición de fobias, traumas, etc.) y otra positiva (nuestra capacidad de aprender de nuestra experiencia y crear formas de pensar complejas y sofisticadas)

La plasticidad neuronal hace que nuestra capacidad de adaptarnos a situaciones cambiantes sea muy alta, pues podemos hacer frente a una buena parte de los nuevos problemas sobre los que la evolución no ha tenido tiempo de generar un mecanismo de adaptación mediante la selección natural.

Así mismo, la neuroplasticidad hace que seamos muy buenos a la hora de desarrollar resiliencia, que es aquella capacidad que nos permite mantenernos a flote a pesar de las adversidades físicas y emocionales. 


  

Presentaciones durante el seminario:


José-Luis Gómez Pérez: La plasticidad neuronal: Un motor de evolución.
 
Fernando Mastú Unturbe: Plasticidad cerebral: un cambio en las redes funcionales del cerebro.
 
Rafaela Santos Rivas: La resiliencia. Como superar la adversidad.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Fecha:
 
08. mayo 2018,
17- 20h
 
Salón de actos,
Museo Nacional de Ciencias Naturales