Lenguaje, sordera y comunicación
Coordinadora:
Maria-José Trujillo Tiebas, Servicio de Genética, Instituto de Investigación Sanitaria- Fundación Jiménez Díaz, Madrid
 

        La comunicación en el mundo animal es fundamental para relacionarse con el medio ambiente. Se realiza gracias a órganos emisores y receptores de señales entre los que se encuentran el aparato fonador y el sistema auditivo como unos de los principalmente implicados.  Una forma de comunicación es el lenguaje que requiere de un gran desarrollo neurológico para su realización y en el que el sistema auditivo, por supuesto, está incluido.

        Noam Chomsky en 1957 revolucionó el campo de la lingüística teórica con la publicación de la obra "Estructuras sintácticas" ya que planteó la existencia de un mecanismo cerebral innato que permite aprender y utilizar el lenguaje de forma casi instintiva. Demostró que en la especie humana los principios generales de la gramática (abstractos) son universales y postuló la existencia de una Gramática Universal. Neurológicamente ya se sabía de la existencia de unas áreas especializadas en el cerebro para la función lingüística, las denominadas área de Wernicke y área de Broca, ubicadas en el hemisferio dominante. 

        La Lengua de Signos, es un lenguaje humano que utilizan las personas sordas y está basado en signos visuales con sintaxis propia que se acompaña de expresión facial y corporal.  Al principio se pensó que el cerebro procesaba este lenguaje en el área espacio-visual. Sin embargo los signos son percibidos como lenguaje procesándose su información en al área cerebral especializada en la función lingüística. 

        La sordera es, en la mayoría, de los casos de causa genética y por tanto hereditaria. Entre las distintas comunidades sordas han surgido diferentes lenguajes de forma espontánea como respuesta a la necesidad humana de comunicarse, como es el caso de la isla Martha's Vineyard, en la que, desde hace 250 años, una sordera hereditaria y frecuente en la región propició la aparición de su propia lengua de signos. En nuestro país La Lengua de Signos Española L.S.E. está reconocida como lengua oficial desde 2007.

        En los años 70 (del pasado siglo) los experimentos realizados con primates mostraron que éstos eran capaces de aprender un número determinado de signos basados en la lengua de señas americana (ASL).  Son famosos  los casos de la chimpancé Washoe, entrenada por el matrimonio Gardner, ambos psicólogos y el de la gorila Koko, entrenada por la psicóloga Francine Patterson,que fueron capaces de comunicarse con ellos en ASL. El problema que detectaron los investigadores fue que para el aprendizaje de ambos casos había que hacerlo de una manera dirigida en contraste con el aprendizaje en  los seres humanos que somos capaces de aprenderlo de forma espontánea sin necesidad de ser dirigidos, tal y como apuntaba Chomsky. 

        El lenguaje por tanto, en el ser humano, tiene una especial relevancia pues permite la socialización del grupo y potencia el desarrollo de la cultura, máxima expresión de la hominización.

Este seminario quiere analizar la sordera desde este prisma psico-biológico-cultural para cuestionarnos si desde el mundo de los oyentes tenemos en cuenta y entendemos este complejo mundo cultural que supone el mundo de las hipoacusias/sorderas.


 Aquí puede acceder al resumen-post del seminario



 
Presentaciones durante el seminario:


Mª José Trujillo Tiebas: Breve introducción
 
Ignacio del Castillo: Genética de las Sorderas
 
Sheila Díaz Marqués: La Lengua de Signos

Mª Visitación Bartolomé Pascual: Fisiología auditiva, audición, presbiacusia y lenguaje





Fecha:
 
19. abril 2016,
16- 19h
 
Aula de docencia,
1ª planta,
Hospital Universitario de la Princesa