SUICIDIO Y EVOLUCION: UNA RELACIÓN ¿PARADÓJICA?

Autor: Hilario Blasco Fontecilla

En el contexto de las sesiones interdisciplinares en Medicina Evolucionista, se plantea el seminario “Suicidio y evolución: una relación ¿paradójica?”. Se trata de un seminario con un carácter deliberadamente provocador, pero no “suicida”. A priori, junto a la homosexualidad, el suicidio es uno de los constructos más difíciles de explicar desde la teoría de la evolución. Sin embargo, intentar explicar el suicidio única y exclusivamente desde presupuestos evolucionistas no parece ser un abordaje científico sería.

Por ello, la doctoranda de la Facultad de Biología (UCM) Ingrid Grueso estableció un marco conceptual (El Determinismo Biológico en el marco de la Medicina Evolucionista) en el que advierte de los peligros de intentar buscar explicaciones evolucionistas a cualesquier comportamiento humano. Posteriormente, la doctora Conchi Vaquero Lorenzo, especialista en genética del suicidio de la UAM nos introdujo con su charla titulada Muerte Celular programada: del cáncer a las neuronas, en las bases biológicas que controlan la muerte celular programada, y las consecuencias que se derivarían si este mecanismo no existiera en los seres vivos. Asimismo, durante la discusión, aportó numerosos datos que enriquecieron el debate sobre las posibles razones que podrían haber derivado en la selección de determinados genes pro-suicidas en la especie humana. De hecho, cada vez es mayor la evidencia de la base genética de los comportamientos suicidas y de que, la transmisión de los mismos, sería independiente de la de los trastornos mentales a los cuales frecuentemente se asocia (por ejemplo, cuadros depresivos y trastorno bipolar).

A continuación, el antropólogo Jose Luis Gómez Pérez nos introdujo en su interesante charla La cultura de la muerte en las diversas sociedades humanas en diferentes formas de muerte “institucionalizada” en diferentes culturas a lo largo de la historia humana, como pueden ser el infanticidio, la muerte por abandono o los sacrificios humanos y suicidios institucionalizados. Todas ellas nos sirvieron para entender las posibles razones sociales y culturales que se dan en el suicidio desde una perspectiva antropológica. 

Finalmente, el doctor Hilario Blasco Fontecilla, psiquiatra investigador de la Fundación Jiménez Díaz recogió en su charla Suicidio y evolución: una paradoja aparente algunos conceptos básicos de la evolución de interés para el estudio del suicidio (i.e. adaptation, inclusive fitness), así como la evidencia actual apoyando una posible base evolucionista del suicidio. En base a las cuatro charlas se generó un intenso debate del cual surgieron varias hipótesis que podrían ser testadas. Asimismo, se podría decir que la conclusión general del seminario es que un marco conceptual evolucionista de la conducta suicida puede ser una herramienta útil que integre el conocimiento de otras disciplinas (antropología, sociología, biología, medicina, psicología, psiquiatría, etc.) y que nos ayude a mejorar nuestro conocimiento sobre el suicidio. La duda es, si estamos preparados para ello.