Alteraciones de la pubertad en el ser humano

Auora: Maria-José trujillo Tiebas

    En esta jornada se abordaron los trastornos de la pubertad en el ser humano desde el punto de vista endocrinológico y genético pero con una perspectiva evolucionista.
    Sabemos que la pubertad es un período crítico en el desarrollo del ser humano no solo por los cambios físicos del individuo que suponen una transición de la infancia a la edad adulta sino también por los cambios psicológicos que acontecen de manera prácticamente simultánea. Ambos cambios confluyen en un cambio psicosocial del individuo, esto es, el reconocimiento social del individuo como adulto con capacidad sexual y por tanto reproductora.
    El objetivo fue analizar y entender la patología puberal humana desde un enfoque integral de la situación. Somos una especie (no muy diferente de otras) y vivimos en un ambiente “determinado”. Este hecho condiciona la expresión individual de los trastornos de la pubertad en el ser humano.
    Tras una breve introducción sobre los aspectos evolucionistas de la pubertad, se realizó una comparativa del desarrollo sexual en las especies de primates más cercanas a la nuestra (las dos especies de chimpancés conocidas, el orangután y el gorila) siendo en general un proceso parecido en todas ella, excepto por el estirón prepuberal, fenómeno biológico exclusivo de Homo Sapiens.
    Posteriormente un especialista en endocrinología pediátrica nos habló de los trastornos de la pubertad desde un punto de vista endocrinológico, esto es, pubertad precoz y pubertad retrasada. Finalmente se realizó una rápida revisión acerca de síndromes genéticos que cursan con trastornos de la pubertad más conocidos actualmente.
    A través de las charlas se comentó y discutió sobre la diferencia entre la pubertad precoz, adelantada y retrasada. Se explicaron las bases neuro-reguladoras de la pubertad así como los genes implicados conocidos por el momento que paradójicamente son muchos más en la pubertad retrasada. Existiendo casos aislados y casos familiares en donde pueden existir un retraso constitucional biológico intrínseco al propio individuo o a la familia.
    Se comentó que las situaciones ambientales que supongan un estrés para el individuo pueden influir en gran medida en el desarrollo de la pubertad. Se habló sobre la relación inversa que existe entre el bajo peso al nacimiento y la edad de menarquia en niñas. Este hecho parece ser explicado por el incremento nutricional post-natal y que se manifiesta en una población de riesgo característica y que es la población de niños adoptados. Así mismo, situaciones de malnutrición severa, patología crónica, infecciones recurrentes, inmunodeficiencias, enfermedades gastrointestinales, renales, respiratorias, hematológicas, endrocrinopatías y los trastornos de la conducta alimentaria (anorexia nerviosa, bulimia nerviosa) o el ejercicio físico intenso pueden ver alterado este proceso.
    Existe una tendencia secular en la disminución de la menarquia en los dos últimos siglos. Este desajuste actual que supone un desarrollo biológico temprano del individuo junto con el retraso en el reconocimiento por parte de la sociedad como individuos adultos independientes, está marcando una nueva situación paradójica en nuestra especie. La aparición de caracteres sexuales en sujetos con mentalidad infantil puede suponer un riesgo para el individuo porque supone una serie de cambios emocionales y conductuales. Existe un adelanto de la actividad sexual en los menores, un mayor riesgo de abuso sexual, un incremento de la patología psiquiátrica asociada como la depresión, trastornos de la conducta alimentaria o ansiedad. Existiendo además mayor riesgo de adelanto en el consumo de sustancias tóxicas y conductas delictivas.
    Nos planteamos preguntas tales como ¿Qué es lo patológico y que es parte de la variación biológica en un contexto como el actual? Estos cambios ¿son adapativos para nuestra especie o son desadapatativos? Pero…en realidad de que depende ¿de unambiente concreto? ¿de un momento histórico o social determinado? ¿ que significa para nuestra especie? y ¿ para el propioindividuo? ¿en todas las sociedades se vive de igual manera? ¿tiene algo que decir la genética? y…¿la epigenética? o ¿es en parte debido al ambiente? ¿la tendencia secular de la pubertad tiene fin? ¿por qué hay menos genes implicados en la pubertad precoz si lo comparamos con la pubertad retrasada?
    A medida que se van conociendo nuevas vías de neurorregulación de la pubertad parece conveniente replantearse eldiagnóstico y tratamiento de estas patologías. Así como parece muy interesante conocer en profundidad que señales biológicas (como leptina, kisspeptina, mTor) relacionan el metabolismo con el fenómeno biológico de la reproducción. Finalmente se apuntó a laconveniencia la realización de estudios longitudinales en relación a la pubertad precoz y la adopción.