RESUMEN DEL SEMINARIO: ALIMENTOS Y EVOLUCIÓN

Autora: Dra Isabel Ojeda Fernández

Los antropólogos llevan mucho tiempo tratando de saber cómo se diferenció nuestro linaje del resto de los primates. Existen múltiples teorías, pero según las pruebas, se debe a  procesos de selección natural que procuraron maximizar la calidad de la alimentación y mejorar el rendimiento en la búsqueda de alimentos.

En este seminario, se abordaron diferentes aspectos de la alimentación y la evolución.

En la primera presentación se habló de cómo fue evolucionando la dieta de los primates y los homínidos a lo largo del tiempo y que factores influyeron en los cambios de dieta (cambios climáticos, bipedestación).

En cuanto los humanos perfeccionaron su locomoción, y mejoraron su alimentación, empezó el siguiente acontecimiento fundamental de su evolución: el desarrollo del tamaño cerebral. Según el registro fósil, los Australopithecus tenían un cerebro de unos 385 cc. El volumen cerebral del Homo habilis, 600 cc pasó a 900 cc, sólo 300.000 años más tarde (H. Erectus). El tamaño cerebral del Homo sapiens actual es de 1350 cc.

La expansión del cerebro no fue posible hasta que los homínidos adoptaron una dieta rica en proteínas y nutrientes que cubriesen sus necesidades. Los alimentos de origen animal contienen, en paridad de peso, más calorías y sustancias nutritivas que los vegetales.

En 1985 se publicó un texto fundamental en el New England Journal of Medicine,

“Paleolithic Nutrition. A consideration of its nature and current implications”, donde S.Boyd Eaton y  M. Konner  exponen que el incremento de muchas enfermedades crónicas (DBT, HTA, obesidad, enfermedades coronarias) en las sociedades modernas, se debe al alejamiento de la dieta paleolítica. Los autores concluyen que la dieta de nuestros ancestros debería constituir una referencia para la nutrición humana moderna y ser un modelo para combatir las “enfermedades de la civilización”.

En la 2º presentación, el Dr en Biología Ignacio Serrano,  explicó los conocimientos genéticos actuales sobre la enfermedad celiaca. Las asociaciones más fuertes descritas se encuentran en la región HLA. La mayoría de los pacientes presentan el heterodímero HLcomentando la experiencia clínica de su grupo y los cambios inmunológicos observados con los mismosA-DQ2 (95%) y el resto el heterodímero DQ8 (5%). La revolución agrícola ocurrida en el Neolítico, dio lugar a una gran variedad de antígenos alimentarios nuevos, hasta entonces desconocidos para los humanos, incluyendo proteínas procedentes de animales domésticos, leche, huevos y cereales. La mayoría de los individuos se adaptaron, pero algunos no pudieron, surgiendo entonces las intolerancias alimentarias. La enfermedad celiaca fue identificada y denominada unos 8000 años después de su inicio.

En la 3º presentación, el Dr. Carlos Blanco, hizo un excelente repaso del concepto de alergia y alérgenos y explicó las implicaciones clínicas de las modificaciones en los procesos de maduración artificial en la expresión de alérgenos alimentarios. Las plantas y sus frutos se defienden del estrés al que las sometemos expresando proteínas de defensa que son alérgenos potentes.

Finalmente, La Dra Ojeda hizo un repaso de los tratamientos actuales de inducción oral de tolerancia a alimentos en niños con alergia intensa a los mismos, .