Periodo neonatal: de Freud a la epigenética

Uno de los discípulos de Freud, J. Bowlby (1907-1990), desarrolló la TEORÍA DEL APEGO, que es la base sobre la que se va a tratar en

esta presentación.  El Dr. Bowlby, basó sus trabajos en la observación de los conocimientos entonces existentes sobre Biología, particularmente en dos: la teoría de la evolución de Charles Darwin, y  el aprendizaje programado o impronta (imprinting) de Konrad Lorenz (1903-1989), Premio Nobel de Fisiología-Medicina en 1973.

Bowlby basó parte de su teoría en la del “aprendizaje programado” que Lorenz identificó en los animales. Este investigador del comportamiento mostró que durante un periodo determinado después del nacimiento (digamos del destete), se producía una especie de aprendizaje que era esencial para la supervivencia de la cada uno de los hijos que formaban la camada y, por tanto, de la especie.  Durante ese periodo se “marcaba” en ellos un conocimiento instintivo, que duraba toda la vida, y que transmitirían durante ese mismo periodo tras el nacimiento, a los hijos de las generaciones siguientes. Es decir, una marca que era evolutiva.

 El enfoque de esta presentación es mostrar las bases genéticas (en realidad epigenéticas) que documentan la teoría del imprintg de Lorentz, y su extensión en los seres humanos. Para ello, se mostrará como ejemplo los resultados de un trabajo realizado en ratas, y los de otro en el que, como no podía ser de otra forma, se observan los mismos efectos epigenéticos en el ser humano. Igualmente, en los seres humanos también se realiza durante el periodo inmediatamente posterior al nacimiento y durante los primeros años de vida.

 La presentación ofrece una reflexión profunda de la importancia que pueden tener los primeros años de vida de nuestros hijos para el desarrollo y adaptación a las diferentes situaciones de su vida.