La historia evolutiva de Helicobacter pylori
      
Helicobacter pylori es un bacilo Gram-negativo que coloniza el estomago humano y se encuentra adaptado a la colonización persistente en el medio acido. Se adquiere generalmente en la infancia y permanece a lo largo de la vida sin producir enfermedad en la mayoría de los casos. En una pequeña proporción se desarrolla ulcera péptica, linfoma MALT o adenocarcinoma gástrico. También se ha asociado con otras enfermedades como deficiencia en vitamina B12, purpura trombocitopenica idiopática y retraso del crecimiento en niños.
        El hombre ha estado colonizado por H. pylori durante al menos 50,000 años y probablemente a través de toda su evolución y está adaptado a las condiciones adversas del estómago. Cuando el hombre se diseminó por todo el planeta ya estaba colonizado y la bacteria se transmitió de forma horizontal o vertical durante generaciones. Los estudios de poblaciones de amerindios que han permanecido aislados, demuestran que las cepas con las que están colonizados son de origen asiático, de las personas que cruzaron el estrecho de Bering hace miles de años.
        Se han descrito Helicobacter gástricos en prácticamente todos los mamíferos y todos tienen una ureasa que modula un canal de H+ que permite contrarrestar la acidez alrededor de la bacteria. H. pylori está adaptado a los diferentes grupos humanos, y se especializa en cuanto al grupo sanguíneo O. Además, el antígeno de grupo sanguíneo Lewis media la colonización y unión de H. pylori a la mucosa gástrica. Muchas cepas poseen además otros factores de virulencia que permiten modular el ambiente del huésped y que están codificados por genes que evolucionan por mutación y recombinación.
        El cáncer gástrico se conoce desde Hipócrates y como ocurre después de la edad reproductiva no ha existido una selección substancial frente a él. De hecho se ha sugerido que desde el punto de vista evolutivo podía servir para controlar a la población de mayor edad. Por otra parte, la ulcera péptica es una enfermedad moderna, probablemente debido a la rotura ambiental reciente de la relación entre el hombre y la bacteria.
        Desde el punto de vista evolutivo H. pylori puede no ser beneficioso pero tampoco dañino. Desde el punto de vista de la salud humana del siglo 21 se busca el beneficio de no estar colonizado por H. pylori en la edad temprana para evitar daño en edad más avanzada.
Se desconoce como continuará la evolución ahora que está disminuyendo la infección por H. pylori debido al aumento de las condiciones higiénicas y a los tratamientos con antimicrobianos. De hecho, se ha descrito un aumento de enfermedad por reflujo gastroesofágico, obesidad y enfermedades asociadas y atopia y enfermedades alérgicas, incluido asma.