La cadera humana y la evolución del cerebro

Gonzalo J. Trancho

Profesor del Departamento de Zoología y Antropología Física

Facultad de Biología - Universidad Complutense de Madrid

  

Constituida por tres estructuras óseas, dos coxales y un sacro, la cintura pelviana se ha visto sometida a dos presiones evolutivas esenciales para la supervivencia: las adaptaciones a un modelo locomotor, poco común entre los primates, como es el bipedalismo y el éxito reproductor de la gestación, ya que su perímetro interno define el canal del parto.

 A lo largo de la conferencia, nuestra intención es analizar las diferencias morfológicas de la cadera de los homínidos, atendiendo tanto a las modificaciones estructurales y funcionales que permiten la marcha bípeda, como a la presencia, cada vez más numerosa, de restos fósiles que sirven de ejemplo para mostrar la evolución del modelo locomotor y las ventajas adaptativas que supuso dicho tipo de desplazamiento respecto a la deambulación cuadrúpeda.

Posteriormente, se abordará la modificación del tamaño del cerebro y las implicaciones que supone disponer de un órgano que consume una quinta parte de la tasa metabólica basal cuando representa tan sólo un 2% del peso corporal. Sin duda, las dimensiones del cerebro están correlacionadas con las del neurocráneo, pero el tamaño craneal en el momento del nacimiento está condicionado por el límite físico de constituye el canal del parto. A pesar de todo, en los últimos dos millones de años el volumen del cerebro adulto ha seguido creciendo, se ha pasado de Australopithecus a Homo sapiens cuadruplicando la capacidad craneal; este proceso se ha visto favorecido como consecuencia de cambios anatómicos y de comportamiento provocados por modificaciones genéticas y sociales.

Finalmente, desde el punto de vista adaptativo, podría pensarse que con el desarrollo de técnicas obstétricas como la cesárea se ha eliminado en nuestra especie la presión selectiva asociada al momento del parto, sin embargo, no es así, debemos aceptar que tan sólo se ha reducido parcialmente, ya que no todas las mujeres disponen del acceso a dicha atención clínica.