(Epi)genética del desarrollo. ¿Cuánto es reversible?
En biología, nada se entiende fuera de la teoría de la selección natural de los caracteres heredables, es decir, de la evolución. La aparición de mutaciones al azar en los genes permite la aparición de nuevas funciones y, con el tiempo, de nuevas especies. Sin embargo, ahora sabemos que la alimentación, nuestro estilo de vida, el tiempo que dormimos e incluso nuestro estado de ánimo también modifican la actividad de los genes. La mayor parte de estos cambios no ocurre a través de variaciones en la secuencia lineal de los genes (es decir, 
de mutaciones en el DNA) sino a través de mecanismos epigenéticos (“por encima de la genética”): 
modificaciones de las histonas (el armazón del DNA) y de regiones reguladoras de los genes, entre otros.

En los últimos años, y gracias al desarrollo de nuevas tecnologías, hemos descubierto que el DNA está altamente organizado en todos los seres vivos, y que las modificaciones epigenéticas juegan un papel esencial en la regulación de la función genética. Por otro lado, parece claro que la influencia del ambiente no solo ocurre durante nuestra vida adulta, sino también durante nuestro desarrollo fetal e incluso a través de generaciones. 

En esta conferencia trataré de explicar qué sabemos de los mecanismos moleculares que regulan estos cambios epigenéticos, así como el efecto que tiene nuestro estilo de vida en nuestra salud no solo en nosotros sino también en nuestros hijos. ¿Es esto reversible? ¿Podemos hacer algo mediante cambios en nuestra manera de vivir? A pesar de que estamos muy lejos de poder responder a estas preguntas, comenzamos a entender cómo ocurren estos efectos “lamarckianos”, por supuesto con permiso de Darwin.