Resumen del capítulo


Utilización de células iPS como modelo de enfermedad y aproximación a terapia

M. Esther Gallardo


Durante los últimos diez años, el avance en el conocimiento de las bases moleculares de las enfermedades genéticas ha aumentado considerablemente. Sin embargo, el mecanismo molecular subyacente a un defecto genético o el descubrimiento de nuevas terapias está siendo mucho más lento. Ello se debe, en parte, a la falta de modelos de enfermedad adecuados. El descubrimiento, en el año 2006, por el científico japonés Shinya Yamanaka, de que es posible volver hacia atrás en el destino de células especializadas adultas y convertirlas a un estado de pluripotencia ha supuesto una gran revolución, por las implicaciones que puede tener en el campo de la medicina regenerativa. Estas células denominadas células madre pluripotentes inducidas (iPS), al igual que las células madre embrionarias (ES), son autorrenovables y pluripotentes, pero, al ser obtenidas in vitro a partir de células adultas, no tendrían los inconvenientes éticos y legales propios de las células ES. Además, al ser generadas a partir del propio paciente, crearían menos problemas de rechazo inmunológico en tratamientos de trasplante autólogo. En este capítulo se discuten cuáles son las aplicaciones de las células iPS que hacen de ellas una herramienta de futuro para el estudio de los mecanismos fisiopatogénicos de las enfermedades y la búsqueda de nuevas terapias contra ellas.