Resumen del capítulo


El médico ante el determinismo científico

Alvaro Daschner


El médico tiene un papel como actor frente al enfermo. Puede influir activamente u observar cautelosamente. El flujo de conceptos médicos va típicamente del diagnóstico al pronóstico y tratamiento. El médico aprende y tiene a su disposición herramientas que le ayudan al proceso de toma de decisiones en cada una de estas fases. La biomedicina se basa en estudios científicos y la aplicación de los resultados predispone a un pensamiento más bien determinista. Sin embargo, los estudios se basan en poblaciones concretas de estudio y muestran tendencias estadísticas. El reduccionismo creciente de la investigación biomédica ha avanzado esclareciendo mecanismos pato-fisiológicos y causas de muchas enfermedades. Así surge un continuo fenotipado de pacientes y patologías con la intención de buscar tratamientos personalizados. Pero esta tendencia aumenta aún más la predisposición determinista, que intenta asociar de forma lineal fenotipos y sub-fenotipos con pronósticos y tratamientos definidos. Esto dificulta tener en cuenta la plasticidad en el tiempo de los portadores de patología. Precisamente la teoría de la evolución tiene muy presente la variabilidad de los caracteres y nos enseña cómo el entorno afecta en gran medida a los fenotipos y la enfermedad es uno de ellos. El dilema del médico ante el determinismo científico es la decisión de extrapolación de los resultados de los estudios clínicos ante el paciente individual.