Resumen del capítulo







Coadaptación agente-vector en las enfermedades transmitidas por artrópodos

A. Sonia Olmeda, José Luis Pérez, Félix Valcárcel


Los mecanismos por los que algunos artrópodos se adaptaron al parasitismo, son múltiples y variados. La ausencia de fósiles impide datar con exactitud el origen del proceso pero podemos afirmar que el primer ancestro de cada especie animal que hoy conocemos ya estaba parasitado por garrapatas que se especiaron con él, adaptándose íntimamente a las características de su biología y ecología. En el proceso de co-evolución aprendieron a convivir limitando los daños que mutuamente se infringían en un equilibrio inestable que podría alterarse ante cualquier disminución de barreras defensivas.

Tampoco el origen por el que múltiples agentes utilizaron vectores para pasar de un vertebrado a otro es único y son muchos los organismos que eligieron las ventajas que ofrece este vehículo vivo. Sólo aquellos agentes relativamente inocuos para invertebrados y vertebrados consiguieron perpetuar esta forma de transmisión y co-evolucionar con ellos.

La domesticación, que hacina a los animales, y la intromisión del hombre en entornos de otras especies son las principales causas de ruptura del equilibrio y es motivo de que las enfermedades vectoriales sean consideradas procesos emergentes de atención mundial. Una visión ecológica y evolutiva de las mismas permitiría, mediante la recuperación del equilibrio natural, un mejor control de los mismos.