Resumen del capítulo







Evolución del género Homo

Labib Drak


Los primeros representantes del género Homo aparecieron en África hace unos 2,5 millones de años, siendo estos los denominados Homo habilis. Posteriormente otras formas del género Homo, los Homo erectus, son las primeras que se expanden por Eurasia. Algunos de estos destacan por su gran estatura y por sus proporciones corporales, bien distintas de las formas precedentes.

Posteriormente fueron apareciendo distintos grupos humanos que para unos especialistas serían nuevas especies y para otros, variantes de un único grupo, como resultado del aislamiento genético, de los diferentes factores microevolutivos, y de las condiciones ambientales en las que vivían.

El estudio detallado de los fósiles humanos ha permitido conocer cómo eran esas gentes y sus formas de vida. Además se han encontrado evidencias de la talla y manejo de instrumentos líticos en fechas muy antiguas.

Los Neandertales destacan entre los representantes del género Homo. Eran gentes que desarrollaron un comportamiento simbólico, y cuyas huellas físicas (los fósiles) desaparecieron hace unos 30.000 años aproximadamente. A partir de entonces quedaron como únicos representantes del género, los Homo sapiens sapiens, que como los otros integrantes del género, destacan por su gran capacidad de adaptación a los distintos medios ambientes y climas, y cuyo origen continúa siendo motivo de investigación por los especialistas en Paleoantropología y Evolución humana.