Resumen del capítulo







Enfermedad celíaca, HLA y evolución

Juan Ignacio Serrano Vela


La enfermedad celíaca es una intolerancia permanente al gluten que afecta a personas predispuestas genéticamente. Los genes HLA son los principales implicados y los alelos que dan lugar a las proteínas HLA-DQ2 y HLA-DQ8 son necesarios para el desarrollo de la enfermedad. Aunque dichas variantes están presentes en el 30% de la población, la prevalencia es del 1%, por lo que también influyen otros factores genéticos y factores ambientales.

El gluten es la proteína de reserva de trigo, cebada, centeno y avena. Los fragmentos no digeridos del gluten desencadenan una respuesta inmunológica anómala en el intestino delgado, caracterizada por una inflamación crónica y autoinmunidad, que da lugar a atrofia de vellosidades en el duodeno o a lesiones más leves. También pueden presentarse otras patologías asociadas.

El consumo de gluten se ha universalizado desde que el ser humano cultivó trigo por primera vez hace aproximadamente 10.000 años. La prevalencia de la enfermedad celíaca también ha ido aumentando, especialmente durante el siglo XX, en paralelo con el desarrollo de nuevas variedades de trigo más ricas en gluten y con el empleo de esta proteína en la industria alimentaria. Aún se discute el papel evolutivo de las proteínas HLA de riesgo.