Resumen del capítulo







Coevolución entre parásito y hospedador

Carmen Cuéllar


Los parásitos proceden de seres de vida libre preadaptados al parasitismo. Los parásitos han desarrollado una serie de estrategias que les permiten sobrevivir en un equilibrio con sus hospedadores que conduce a la tolerancia como resultado del proceso adaptativo conjunto entre ambos miembros. Los parásitos compiten con el hospedador por sus nutrientes, expolian sus materiales, destruyen o transforman sus tejidos, habiendo desarrollado a lo largo de la evolución, una serie de mecanismos que les permiten evadir al sistema inmunológico de sus hospedadores.

Evitan ser destruidos por el complemento, sobreviviendo al ataque inmunológico o a la destrucción intracelular. Se enmascaran mediante el mimetismo y la variación antigénica. Se ocultan generando quistes o nódulos, colonizando el tubo digestivo, invadiendo lugares de privilegio inmunológico o internalizándose con rapidez en el interior de las células hospedadoras. Consiguen modular el sistema inmunológico mediante la inmunosupresión, la producción de homólogos de citoquinas o de enormes cantidades de antígenos solubles o mitógenos, afectando el balance de citoquinas o la presentación antigénica.