Resumen del capítulo







Pigmentación de la piel y evolución

Mónica Martínez García


Numerosos genes intervienen en la síntesis de pigmento (melanina) en el ser humano. Las alteraciones en los genes que intervienen en la melanogénesis, al igual que ocurre para el resto de genes del genoma humano, son un vehículo generador de variabilidad.  No obstante, dependiendo del entorno, la variabilidad puede ser beneficiosa, neutra o deletérea. En el caso de la pigmentación, la radiación solar ha tenido un papel primordial en la selección natural, estableciéndose una correlación entre la latitud y la pigmentación, que ha sido modificada por el modo de vida actual. Esta vida actual, ha permitido la adaptación de los seres humanos a entornos que a priori no podrían sobrevivir en regiones no aptas para su genoma. Esto se hace más patente en individuos que presentan hipopigmentación (ejemplo: albinismo), que con protección adecuada pueden vivir en regiones con elevada radiación solar  y poder desarrollar sus actividades rutinarias a pesar de su déficit visual gracias al reciente desarrollo de la tecnología.