Las diferentes caras de la Medicina Evolucionista
Hablamos de que un organismo está adaptado cuando muestra unas respuestas ante el entorno que le permiten sobrevivir. En aquellas
características que se consideran producto de la adaptación es sobre las que la Medicina Evolucionista fija su atención, analizándolas en su contexto actual y viendo si esos atributos permanecen adaptados o no ante los rápidos cambios ambientales introducidos por los seres humanos. Éstos podrían conducir a desadaptaciones y estar detrás de algunos de los síntomas o enfermedades que nos aquejan en la actualidad

En general, cuando nos referimos a la adaptación lo hacemos desde el punto de vista de la Selección Natural, aunque cuando la adaptación de una característica determinada tiene una consecuencia en el bienestar o la enfermedad de un individuo parece evidente que la selección natural no está actuando, ya que ésta lo hace tan solo aumentando o disminuyendo el número de individuos portadores del rasgo en cuestión, de una generación a otra. Así en el contexto de la Medicina Evolucionista, la enfermedad surge por posibles interacciones inadecuadas entre rasgos beneficiosos que se heredan simultáneamente o por restricciones anatómicas o fisiológicas en la posible evolución de éstos.

El ser humano nos muestra niveles distintos de adaptación que todos sabemos apreciar, tales como la variación de la coloración de la piel de unas latitudes a otras, la hematometría a las diferentes altitudes, aquellas características que nos han facilitado el acceso a diferentes fuentes alimenticias o que nos han dotado de maravillosos mecanismos inmunológicos de adaptación rápida y que nos ayudan a combatir infecciones desconocidas, etc.

El impacto de estas adaptaciones se nota sobre todo en los ambientes rápidamente cambiantes de nuestra sociedad moderna o en los fenómenos de migración, que sin embargo pueden estar detrás de la aparición de las llamadas enfermedades de la civilización. Se podría decir que cuando aparecen estas dolencias es que “no se está adaptado" al medio.  Pero estos distintos niveles de adaptación no se deben directamente a la variabilidad de los distintos genes que se heredarían y que hubieran tardado demasiado tiempo en extenderse, sino que existen otros mecanismos de adaptación más rápidos, como son los mecanismos epigenéticos transgeneracionales. También los mecanismos fisiológicos aprovechan la plasticidad de muchas de nuestras características. Finalmente no hay que olvidar que el ser humano se caracteriza especialmente por la posibilidad de adaptación mediante evolución cultural.

Una pregunta típica en Medicina Evolucionista es "¿Por qué el ser humano es susceptible a algunas enfermedades?". El abordaje en esta jornada, y tras varios años de investigación y divulgación en ello, va encaminado a proponer la pregunta opuesta: ¿Por qué y pese a nuestra herencia genética frecuentemente postulada como “no-adaptada”, una gran proporción de humanos NO enfermamos?